Heterocromía ¿a qué se debe?

Existe una rareza mucho menos frecuente: tener un ojo de cada color o incluso diferentes tonalidades dentro del mismo ojo.


Salud   13-08-2019 10:42  Ricardo Zepeda 






La mayoría de personas tienen los ojos de un color oscuro, entre marrones y negros (aunque dentro de este espectro existen distintas tonalidades) y, en un porcentaje mucho menor, verdes o azules. Sin embargo, existe una rareza mucho menos frecuente: tener un ojo de cada color o incluso diferentes tonalidades dentro del mismo ojo. A este curioso fenómeno se le conoce como heterocromía de los ojos o heterocromía del iris.

¿Qué determina el color de nuestros ojos?

Entre la córnea y el cristalino nos encontramos con una membrana denominada iris, cuya función principal es regular la cantidad de luz que entra en la retina a través de la pupila. Pero además tiene otra propiedad de carácter exclusivamente estético: determinar el color de nuestros ojos.

En el iris existen unas células llamadas melanocitos, la cuales contienen un pigmento denominado melanina, de cuya cantidad, coloración y sobre todo ubicación en el iris va a depender el color de nuestros ojos.

Si la distribución de estos melancitos tiene lugar por todo el iris (que por otro parte es lo más habitual) los ojos adquirirán un color fuerte, entre marrón o negro. Por el contrario, si estos melanocitos se concentran en la superficie posterior del iris (algo muy poco frecuente) el color de los ojos será más claro: verde o azul.

Tipos de heterocromía del iris
Como hemos dicho, existe un infrecuente fenómeno, la heterocromía, que provoca tener cada ojo de un color diferente (heterocromía iridium o completa) e, incluso, presentar dos tonalidades distintas en el mismo ojo (heterocromía iridis o parcial).

En realidad, más allá del punto exótico que confiere a la persona con esta extraña condición y lo chocante que es para el resto, tener una ojo de cada color no supone ningún tipo de problema ni puede, en ningún caso, llegar a comprometer la salud visual presente ni futura de las personas.

Causas de la heterocromía: factores esenciales y factores adquiridos

Factores esenciales

La heterocromía se debe, en casi todos los casos, a causas genéticas, es decir, se tiene desde el nacimiento. Es lo que se conoce como heterocromía genética, estando producida por factores esenciales.

Factores adquiridos
Aunque es extraordinariamente infrecuente, existe algún caso de heterocromía producida por factores adquiridos o externos. Se trata de personas que nacen con los dos ojos con una sola tonalidad y, posteriormente, se producen cambios de tonalidad por alguno de los siguientes motivos:

- Siderosis o hemosiderosis. Se trata de presencia de depósitos de hierro sobre el iris,
- Ciclitis heterocromática de Fuch. Es una rara inflamación de la cámara anterior del ojo.
- Glaucoma. La alteración del color del iris es uno de los posibles efectos secundarios de algunos medicamentos para tratar el glaucoma
- Otra patologías visuales. Algunos melanomas o uveítis pueden provocar también cambios en el color de los ojos.

Sea de nacimiento o como consecuencia de un factor sobrevenido, el tener un ojo de distinto color o diferentes tonalidades en el mismo no debe ser motivo de preocupación, ya que no afecta negativamente a nuestra vista ni nos predispone a sufrir alguna otra patología visual. 
Comentarios


Ya es nuestra responsabilidad dice AMLO
Afirmó que no quiere responsabilizar a administraciones pasadas y que es responsabilidad del actual gobierno enfrentar los problemas del país.
Nacional  12:02hrs   
Staff



Revista Nacional Ver más




Cartelera Ver cartelera




Frases Ver más


Aviso de privacidad
Terminos y condiciones de uso
Uso de cookies
Facebook
Twitter
YouTube
Desarrollado por

©2019 Derechos reservados.
Se prohíbe la reproducción total o parcial del contenido de este sitio, sin la autorización expresa.