El campo mexicano ante el nuevo panorama mundial

En la estrategia de modernización del campo, el crédito se consideraba el mejor vehículo para introducir innovaciones técnico productivas y organizativas


Nacional   09-05-2019 11:29  Staff  






Mucho se habla de los nuevos tiempos, donde la integración de las economías determina mucho de lo que se hace en los países. En caso del campo mexicano es muy importante, porque viven en el más de 27 millones de mexicanos, y porque representa el sector más olvidado por décadas. Para abordar el tema de forma sería ha que entender que “la internacionalización del capital conlleva en la práctica a la estructuración de un ejército de reserva de fuerza de trabajo internacional.

Es importante mencionar también, que esta dinámica ha sido apoyada por los gobiernos, a través de programas tendientes a lograr la “modernización del país”. En la estrategia de modernización del campo, el crédito se consideraba el mejor vehículo para introducir innovaciones técnico productivas y organizativas, y con ello, de acuerdo con la concepción del gobierno, hacer un mejor uso del suelo, incrementar la producción agropecuaria y mejorar el ingreso rural. Se asume que era necesario ‘estimular’ a los productores, sobre todo a los tradicionales, a ‘mejorar’ y ‘modernizar’ sus métodos de producción por medio del crédito, desdeñando, con esta estrategia, el conocimiento y la posible contribución de los productores empresariales, campesinos e indígenas quienes, por su propio bien, deberían asumir la tutela de las instituciones de gobierno”.

Es conveniente señalar el papel que juega el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con la variante que decidan los Congresos de Estados Unidos, Canadá y México, al circunscribirse como la señal más clara de la incorporación de la economía mexicana al mercado mundial, también queda implícita la aceptación de las condiciones de ésta, porque parece ser que la consigna es “o nos integramos por completo o no nos integramos”, y es muy claro qué opción se ha tomado.

Los problemas económicos del país no se resolverán con mayores recursos o capitalizaciones, sino con una estructuración diferente que incorpore lo simbólico de los procesos productivos con los avances tecnológicos que estén en función de las particularidades del país.

El sistema económico de las sociedades subdesarrolladas no es autónomo, no es autosuficiente (por lo menos en su actual modo de funcionamiento). Dada su inserción subordinada en la división internacional del trabajo, en las sociedades subdesarrolladas la producción y la acumulación pasan –y cada vez más- por los circuitos metropolitanos. En el caso mexicano, su dependencia con los Estados Unidos hace que el campo mexicano se vea en franca desventaja y un panorama poco alentador.

El gobierno actual debería considerar han forma distinta de ver los problemas del campo, bajo la consigna que es importante atender los problemas generados y que se trata del sector que puede brindar mayor seguridad al país.

Hay muchos cambios en el inicio del gobierno, lo importante es que se hagan con una mirada de largo plazo, que suponen una mirada distinta sobre el campo mexicano, no ha que olvidar que los grandes estallidos sociales se han originado justamente cuando la población campesina ha sido olvidada.

En seis años haremos un balance de la situación en cada sector, con la esperanza de tener un buen resultado de reportar. 
Comentarios


En peligro la abeja maya
Día Mundial de las Abejas
Nacional  10:20hrs   
María del Rosario Castro



Revista Nacional Ver más




Cartelera Ver cartelera




Frases Ver más


Aviso de privacidad
Terminos y condiciones de uso
Uso de cookies
Facebook
Twitter
YouTube
Desarrollado por

©2019 Derechos reservados.
Se prohíbe la reproducción total o parcial del contenido de este sitio, sin la autorización expresa.