La luna sí es de queso
Ángel Paz

22-07-2019  18:42

Pensar que los sueños, estimada lectora y lector, sí se pueden hacer realidad. (Suspiros).

Basta con echar un vistazo a los grandes avances que ha conseguido la humanidad a través de la historia donde hemos podido subsistir como especie gracias a nuestras creaciones, descubrimientos y adelantos en medicina, tecnología, ciencias, artes, deportes, etcétera, los cuales han significado contundentes mensajes hacia el universo de que somos una raza cósmica soñadora que potencializa su espíritu a través de su capacidad y que consigue todo aquello que se propone, paso a pasito, en pro del conocimiento humano y la preservación de nuestra especie.

Podemos repasar desde los logros más impensados como la llegada del hombre a la luna (Neil Amtrong, 1969) hasta la cura de la poliomielitis (Jonas Salk, 1955) o los descubrimientos más impresionantes como los elementos químicos radioactivos como el polonio y el radio (Marie Curie, 1910) o el planteamiento de la teoría de la relatividad y el tiempo que cambió nuestra cosmovisión humana (Albert Einstein, 1915).

De esta forma, también podemos hablar sobre la predicción teórica de los agujeros negros en el espacio exterior (Stephen Hawking, 1988) así como de la creación de la telefonía celular (Martin Cooper, 1973) y el internet (Robert Kahn, 1974); sobre la creación de Windows (Bill Gates, 1975) o de Apple (Steve Jobs, 1976); sobre la creación de Google (Larry Page, 1996) y de Facebook (Mark Zuckerberg, 2004) sólo por mencionar algunos, los cuales han representado el desarrollo humano del siglo XX y la plenitud que se vive en el siglo XXI.

Sin lugar a dudas, todos los sueños que los seres humanos han convertido en una contundente realidad es gracias a los intelectos individuales pero sobre todo, al fundamental trabajo en equipo lo cual ha significado que esas ideas fructifiquen hacia nuestra subsistencia a través de los siglos.

Esa capacidad que hemos tenido como especie humana para construir las más impresionantes plantas nucleares, las increíbles estaciones espaciales, los enormes edificios con última tecnología, las ciudades virtuales más asombrosas así como la construcción de barcos, aviones, cohetes, submarinos, robots y androides, es tan importante como nuestra capacidad individual humana de relacionarnos con los demás; de hecho, gracias a la obtención de nuestros propios logros (individuales) se han conseguido las creaciones más importantes de la humanidad, desencadenando un mundo con felicidad y una especie humana realizada, no frustrada y llena de optimismo que hasta la fecha vive, sigue y coexiste con otras especies y que aún cree que puede dar más.

Es decir, todas y todos hemos sido parte clave de nuestra evolución humana en pequeña o en gran medida ya que absolutamente todos los seres humanos, a partir de nuestra existencia, hemos contribuido con un granito de arena para el avance de nuestra raza humana y que si de sueños, metas y objetivos personales se trata, la realización humana integral individual es vital para la realización humana integral grupal; eso nos ha demostrado nuestro papel en la historia cuando avanzamos de forma correcta como humanidad.

Con este principal concepto es como nuestra especie humana ha corroborado que la luna sí es de queso: Que los sueños que se pueden alcanzar de manera personal y en cualquier punto del planeta pueden desencadenar en beneficio para toda la humanidad por el simple hecho de sabernos triunfadores en algo; ya que eso asegura una especie realizada y en plenitud y, por lo tanto, generosa, amable, triunfadora y enfocada al progreso de la humanidad con una virtud nunca antes vista.

Es decir, todos los seres humanos somos auténticos colaboradores para el desarrollo de nuestra especie a partir de la felicidad individual que le demos a nuestra existencia para así funcionar en armonía con la sociedad.

De nosotros depende mirar por las noches a la dama de plata (a los sueños, a la virtud, a la felicidad, al progreso) que se asoma por nuestra ventana y en cualquiera de sus fases permitirle entrar y clamarle: “Me he dado cuenta que sí eres de queso”.






*Este y todos los escritos que lees aquí son propiedad intelectual de su autor: Ángel Paz*

Para más contenido léeme en mi blog personal: hojarrugada.blogspot.com

Contacto: lasletrasdeangel@gmail.com

© 2019 Ángel Paz. Todos los Derechos Reservados.
Comentarios


Muere Almudena Grandes, una de las figuras más importantes de la literatura en español
Especiales  14:00hrs   
Alex Carmona

Conocida por sus novelas, pero también por su compromiso intelectual y político



Revista Nacional Ver más




Cartelera Ver cartelera




Frases Ver más


Aviso de privacidad
Terminos y condiciones de uso
Uso de cookies
Facebook
Twitter
YouTube
Desarrollado por

©2021 Derechos reservados.
Se prohíbe la reproducción total o parcial del contenido de este sitio, sin la autorización expresa.